Etapas

Si ya posees un negocio y quieres mejorar o estar por emprender en cualquier rama del mercado, y no sabes si proyecto o idea de Inversión va a ser un éxito, te recomendamos poner en práctica estas etapas que te ayudaran a evaluar

Etapa 1 Definir el proyecto de inversión.

Esta etapa es de carácter cualitativo y en ella, antes de proponer la solución en forma de un proyecto de inversión, hace falta describir el problema. Por ejemplo, en una cafetería el problema puede ser el crecimiento de la demanda que no se puede responder de forma adecuada con las cafeteras instaladas. Así, el proyecto de inversión, será en consecuencia una solución al problema identificado.

Etapa 2 Realizar el estudio de mercado

Es clave para estimar si hay demanda potencial para que el proyecto se sostenga en el tiempo y dé los beneficios que se esperan. La profundidad del análisis estará definida por el monto previsto de inversión y la complejidad del emprendimiento. Mientras que la compra de un martillo para un carpintero independiente podrá no requerir más que una breve estimación de aumentos de pedidos en base a la creación de puertas o camas, la apertura de una fábrica de bloques con importantes inversiones en planta y maquinarias va a precisar un análisis de mercado completo.

Etapa 3 Realizar el análisis técnico

Sobre la base de la demanda estimada en el punto anterior y la naturaleza del proyecto, se debe definir su tamaño, dónde se va a usar o ubicar, qué preparación o capacitación requiere y demás aspectos técnicos relevantes para determinar la inversión inicial y estimar los costos futuros.

Etapa 4. Definir los parámetros económicos

En ésta etapa es necesario definir la inversión inicial y cuantificar tanto los beneficios (que a veces pueden ser un ahorro) como los costos que va a generar el proyecto, y usar esta información para construir un cuadro de flujos de fondos para la vida útil de la inversión.

Etapa 5. Calcular indicadores clave

A partir de los flujos de fondos se puede estimar la rentabilidad del proyecto usando indicadores financieros. Estos valores permiten comparar fácilmente entre proyectos alternativos. Los que se emplean con mayor frecuencia son:

  • Valor Actual Neto (VAN), que permite equiparar a valor presente el flujo de fondos.
  • Tasa Interna de Retorno (TIR), que indica la rentabilidad intrínseca del proyecto.
  • Payback o periodo de recuperación de capital, que indica en cuánto tiempo se puede recuperar el desembolso inicial del proyecto.

Y por ultimo; Etapa 6. Comparar resultados y expectativas.

Con el proyecto definido, la demanda estimada,  beneficios y costos analizados, y varios indicadores financieros calculados, resta comparar los datos obtenidos con las expectativas acerca del proyecto: ¿Son mis objetivos de facturación coherentes con la inversión y la demanda? ¿Existe alguna solución alternativa más rentable al problema que trato resolver? Si las respuestas halladas no satisfacen las expectativas, es necesario revisar el proyecto o hacer ajustes antes de ponerlo en marcha.

Si bien cada etapa no garantiza el éxito de tu inversión, solo tu voluntad podrá vencer los obstáculos que se presenten.

Si te ha servido la información recuerda comentarlo con tus amistades.

Indicadores claves en un proyecto de inversión

1. Valor Presente Neto. El Valor Presente Neto (VPN) es la diferencia entre el valor de mercado de una inversión y su costo. Esencialmente, el VPN mide cuánto valor es creado o adicionado por llevar a cabo cierta inversión. Sólo los proyectos de inversión con un VPN positivo deben de ser considerados para invertir.

La fórmula para calcular el VPN es la siguiente:

VPN= – II + (suma de) [FEO/(1+R(r))t] + [FET/(1+R(r))n]

Donde:

II= Inversión inicial

FEO = Flujos de efectivo de operación en el año

t = año

n = duración de la vida del proyecto en años

R(r) = tasa de rendimiento requerida del proyecto

FET: Flujo de efectivo de terminación del proyecto

Lo que hace esta ecuación es tomar los flujos de efectivo futuros que se espera que produzca el negocio y descontarlos al presente. Esto significa que te dirá el valor que esos flujos que se obtendrán en el futuro tienen hoy en día. Una vez hecho esto, el VPN se saca de la diferencia entre el valor presente de los flujos de efectivo futuros y el costo de la inversión.

Un proyecto de inversión debe ser tomado en cuenta si el valor presente neto es positivo y rechazado si es negativo.

Ejemplo:
Supongamos que tenemos que decidir si se debe hacer una edición especial de zapatos de la marca Arrêt. Los flujos proyectados del producto son $20,000 en el primer año, $40,000 para los siguientes dos años, y $10,000 para el cuarto año. Iniciar este proyecto costará $50,000 y Arrêt requiere un 10% de rendimiento. Después de cuatro años, Arrêt dejará de producir los zapatos y no los venderá más, pues el modelo será viejo.

Solución:
VPN = – 50,000 + (20,000/1.10) + (40,000/1.102)

+ (40,000/1.103) + (10,000/1.104)

VPN= – 50,000 + 18,181.8 + 33,057.9 + 30,052.6 + 6,830.1

VPN= $ 38,122.4

El VPN del proyecto es positivo, por lo que califica para invertir en él (si sólo se puede invertir en un proyecto) siempre y cuando no existan otros con un VPN mayor.

Aun cuando el VPN es considerado como el modelo de valuación más utilizado, no es el único. Veamos otros métodos. 

2. Tasa Interna de Retorno. La Tasa Interna de Retorno (TIR) es la alternativa al VPN más común. Con la TIR tratamos de encontrar una sola tasa o rendimiento del proyecto (la R(r)) en la ecuación del VPN. Esta tasa se basa únicamente en los flujos de efectivo del proyecto y no en tasas externas (o requeridas por la empresa).

Una inversión debe de ser tomada en cuenta si la tir excede el rendimiento requerido. De lo contrario, debe de ser rechazada.

La TIR es el rendimiento requerido para que el cálculo del VPN con esa tasa sea igual a cero.

No existe un enfoque matemático para calcular la TIR. La única forma de encontrarla es a prueba y error.

3. Método de periodo de recuperación. El método de periodo de recuperación determina el tiempo que toma recibir de regreso la inversión inicial. La forma más sencilla de ver el periodo de recuperación es como la cantidad de tiempo necesaria para llegar al punto de equilibrio; es decir, cuando no ganas ni pierdes.

Ejemplo:
Un proyecto requiere una inversión inicial de $100,000. Los primeros dos años han dado un flujo de efectivo de $40,000 cada uno, el tercer año $15,000 y el cuarto $20,000. ¿Cuál es el periodo de recuperación para esta inversión?

Estamos buscando cuánto tiempo tarda este proyecto en dar un flujo de efectivo de $100,000. Después de los tres primeros años hay un flujo de efectivo de $95,000. Así es que necesitamos recuperar $5,000 más. Si dividimos los $5,000 que necesitamos entre $20,000 del flujo de efectivo del cuarto año, obtenemos 0.25 años (o 3 meses). Nuestro periodo de recuperación es de 3 años y 3 meses. 

Tomando como base la regla de periodo de recuperación, una inversión es aceptable si el periodo calculado es menor al número de años en que se requiera o se establezca recuperar la inversión.

4. Índice de Rentabilidad. Otro método usado para evaluar en forma rápida un proyecto de inversión es calculando su Índice de Rentabilidad (IR) o su tasa beneficio/costo:

En la mayoría de los casos si el IR es más grande que 1, el VPN es positivo, y si es menor que 1, el VPN es negativo. El IR mide el valor creado por peso invertido. En otras palabras, si tenemos un proyecto con un IR de 1.50, entonces con cada peso invertido obtenemos $1.50 como resultado (una ganancia de $0.50).

Ahora bien, ¿qué método es mejor usar? La mayoría de los inversionistas, sobre todo en el mundo corporativo y financiero, dirán que el VPN es la medida más confiable para decir si un proyecto es una buena inversión.

Existen tres razones principales por las que el VPN es usualmente la mejor opción para calcular el valor de un proyecto:

1 El método de VPN asume que los flujos de efectivo del proyecto son reinvertidos a la tasa de rendimiento requerida por la empresa; el método de la TIR asume que son reinvertidos a la TIR. Ya que la TIR es más alta que la tasa de rendimiento requerida, para que el método de la TIR sea confiable la empresa deberá seguir encontrando proyectos para reinvertir los flujos de efectivo a esta tasa más alta. Es difícil para una empresa lograr esto, por lo que el VPN es más confiable.

2 El VPN calcula el valor del proyecto en forma más directa que la TIR. Esto es porque el VPN de hecho calcula el valor del proyecto. Si existe más de un proyecto, el administrador puede simplemente sumar sus valores.

3 A menudo, durante la vida de un proyecto, los flujos de efectivo deben ser reinvertidos para cubrir la depreciación. Esto dará un flujo de efectivo negativo para ese periodo, por lo que se obtendría más de una TIR. Si existe más de una TIR, entonces, calcular una sola TIR no es confiable. El VPN debe de ser usado también en este tipo de proyectos.

Recuerda que los cuatro métodos son válidos. Sólo elige el que se adapte mejor a tu negocio y requerimientos.

#SALVENINIPROJECT

Volver arriba